Ir al contenido principal

Entradas

Decisiones

Trato mis decisiones como hijas que no son suficiente. Me veo como una de esas madres que sienten un gran orgullo por sus bellas hijas, pero que a cada paso no pueden evitar pensar en cómo podrían verse mejor, cómo podrían ser menos criticadas, cómo podrían estar más en "sintonía" con el mundo y sus requerimientos. ¿Vergüenza? ¿Necesidad de aprobación?
No sé cuál es el motor de esa necesidad... Que de momento parece tan necesaria, tan lógica, tan articulada, pero que, cuando das un paso atrás para ver, te das cuenta que, en ese momento, lo que resalta es simplemente que no es como se concibió, que es un clon desdibujado de lo que debió haber sido. Y tanto hija como madre se miran sin reconocerse del todo, apenas un par de extrañas en la misma habitación que comparten una idea, pero que de fondo jamás llegaron a tocarse... Apenas se rozaron la punta de los dedos en un intento de crear lazos...

Estoy acostumbrada a moldear absolutamente todas mis ideas, y no con la finalidad d…
Entradas recientes

Pausa

El silencio es abrumador. Ya no sé si es por no querer escuchar las voces en mi mente o porque ya no puedo escuchar nada... Pero no quiero estar ahí, no quiero comprobarlo. Tampoco quiero quedarme a solas con un cuaderno, podría comenzar a escribir aquello que no soy capaz de aceptar, aquello que he querido mantener oculto de mi conciencia.
La música que antes escuchaba con deleite... trato de evitarla con un fervor intenso. Mis neuronas podrían despertar y quien sabe qué tanto podría descubrir de mí misma, de mi alrededor, de aquellas personas que tanto amo...
Prefiero esta pausa, que las cosas se queden congeladas. Invierto la mayor parte de mi energía en detener la vorágine que se ha formado, a base de años y años de palabras no escritas, líneas no dibujadas, lágrimas no lloradas. Intento intensamente que, todo se quede como entonces, cuando nada era visible, cuando no era capaz de entender y no me podía alcanzar nada...
Pero no es sólo un capricho, ni temor infundado... Sé que, de…

¿Sabes...?

Sabes que tengo miedo? Sientes eso? Tanta tensión, tanta ansiedad... Estoy casi segura que es como un campo de fuerza, una fina capa que me rodea y que podría cortar con un cuchillo.
Dejaré de describirlo morbosamente, ya que al final parece una apología a la sensación, el sentimiento y la situación. Y no es la idea.
Sabes que tengo que enfrentar esto? Tengo un deja vú tan fuerte... Estoy aquí, frente a la misma ventana, 30 años después, sintiendo el peso con tanta claridad. La diferencia es que ya no soy una niña, preocupada por cosas que no entendía o no quería entender.
Ahora soy una mujer adulta, capaz, pensante, con todas mis capacidades físicas. Tengo esta, prueba, y necesito superarla. Voy a superarla. Sé que quisiste prepararme para esto... Hubiera sido tan ilustrativo un ejemplo práctico con una situación de mi lado...
Sé que tu discurso estaba lleno de prejuicios, entintado por un temor y una violencia inherente a cada situación... Esta es una vida difícil. Y aún entonces, …

Todo sigue igual.

Es confuso. La maraña de estímulos le golpea con intensidad. No importa cuánto se resista, sin importar si da pelea, un cuerpo sobre el que tiene mínimo control dispara los mecanismos para que todos sus sentidos sean capaces de percibir. El horror.
Como si sus pensamientos le pertenecieran, alcanza a desear, con su último rasgo de inmortalidad, tener una disminución aguda de algún sentido. Principalmente la vista: deseaba, si es que aún algo gobernaba esta asignación, ser ciego completamente.
Pero no. Le fue negada la única oportunidad de hacer razonablemente soportable su paso por esta vida.
Todo sería más difícil.
Todo sería visible.
Su cerebro sería bombardeado con una cantidad absurda de información entre la que tendría que discriminar con base en... Nada. Básicamente, de manera arbitraria.
Casi todos terminan haciendo este ejercicio con base en la costumbre.La música, ahí está. No creyó escucharla tan pronto, tan clara. Se hundió en un sueño tranquilo. Su mente estaba en blan…

Oscuridad

Los tiempos habían cambiado abismalmente. Apenas podía contemplar un mundo que cada vez le parecía más decadente, más estruendoso, más inquietante. Y con menos sentido.

Seguía mirando todo, esforzándose por poner ojos atentos, descubriendo más que comparando y juzgando. Trataba de vencer a esa voz en su cabeza que le decía que el pasado fue mejor y que rechazara todo lo nuevo, de ser posible de manera violenta.

Habían nuevos instrumentos para comunicarse. Igual no servían para nada. pero representaban un falso sentido de conexión que la humanidad siempre parecía necesitar para no avanzar. Para perpetuar ese estado animalesco en el que, la única ventaja era poder tener el pretexto de estar más cerca del mundo animal y natural en general que del mundo nuevo que se construía con bloques de conocimiento, cemento de bytes y a base de abstracción y un nuevo mundo de ideas, palabras, números, símbolos; es decir, cosas que no existen en este mundo de materia.
Contemplaba como l…

D:

Tengo muchas cosas entre manos y necesito enfocarme, no perder la meta y sólo continuar. Continuar con todo, subirme al carrito.
Respirar hondo, aplicar mi conocimiento y confiar.
Sólo así puede que tenga una oportunidad.

Inteligencia

Me pregunto como alguien tan inteligente puede obviar tanto.
Mi cerebro puede hacer conexiones, correr, pero como puede obviar cosas tan elementales. Tan básicas. Tan elementales, tan básicas y tan importantes.
Qué hago aquí, qué hace falta? Porqué estoy estancada?Es broma. Sí se la respuesta a esas preguntas. Creo que siempre lo he sabido, pero mi mente, muy inteligentemente, se escabulle para evitar aquello que esencialmente no quiero hacer. Y el porqué no lo quiero hacer, no lo establezco del todo.
Y al final de cuentas no llego a ninguna parte porque ese paso tengo que tomarlo. Y ya no puedo ni quiero posponerlo. No es algo concreto, es la actitud. No se trata de una acción en específico. Se trata de algo más sutil. Pero que es jodidamente difícil.